El que escribe

Cómo me duele tener que borrar un borrador, como si se fuese algo de mí con ello. ¡Qué digo!, sí, se va algo de mí con ello. Pero es que no puedo evitar ni controlar que mis palabras cambien, muten, se transformen y adquieran otros significados. Es algo que siempre me pasa, la verdad, algo que, siempre también, me recuerda que tengo que aprovechar todas las oportunidades que tengo para escribir, que cuando tengo algo que escribir, lo escriba y no esperar; pero sobre todo, que cuando empiece algo, terminarlo. Los que me entiendan, saben que no hay nada más caprichoso que las palabras: cuando vienen, vienen; cuando se van, se van.

Ésa es nuestra historia, la que nadie cuenta pero que todo escritor vive.

Escritor… Siempre he tenido un problema con la palabra escritor. Hay incontables ensayos personales ahí afuera sobre la palabra y su significado. Cuando digo que siempre he tenido un problema, quiero decir que siempre lo he tenido demasiado respeto como para usarlo libremente. Luego me veo comprometido, dándome de bruces con mis definiciones; porque soy acérrimo defensor del uso libre de las palabras, de que uno escriba lo que le salga del corazón, sin límites, sin miedos, sin prejuicios ni políticas; las palabras no conocen ni entienden de esas cosas al menos que se lo digamos. Son mi máxima definición de libertad. Es quizá por eso que escribo, porque me siento libre.

Pero de repente se hace la pregunta, y ¿qué es un escritor? Y todo es silencio en mis líneas. Para mí hay algo muy humilde, pero también algo con mucho poder y responsabilidad en ser escritor; tiene su status, pero no deja de ser un Arte. Y como cualquier arte, va desde lo más simple y básico hasta alzarse a lo más alto, sublimándose. Transciende. Un escritor tiene el respeto y el respaldo de todos aquellos que han venido antes que él, es heredero de toda una Historia de la Palabra. Eso tiene mucho respeto, para mí. La palabrita me intimida por eso. También el escritor no es del todo escritor, siempre puede mejorar; siempre ve cambiar una palabra, una frase, un significado, un sentimiento. Siempre hay algo mejor en todo esto. El escritor muta a la par que escribe, transformándose. El escritor tiene por meta ser lo que es, sin serlo nunca, siéndolo siempre.

Es difícil, lo sé. Por eso me complico un poco diciendo la frase larga y necesaria, el escritor es el que escribe. Tan sencillo-complicado como eso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s