Tus ojos.

Me preguntaste «¿de qué color tengo los ojos?»

Años después me di cuenta de que tus ojos tenían el color de mi alegría. Una noche, cuando dormíamos juntos, pude ver todo el universo en ellos y me perdí. Tú lo llamaste amor. Pero yo sigo con mi corazón anclado al tuyo. Y pasa que ahora mi alegría está tan lejos como tú lo estás, donde estés.

Tus ojos me revelaron una verdad que sólo conocíamos a besos: tú conociste el mío, yo el tuyo, hicimos un mundo piel a piel y la noche nos sonreía a estrellas.

Tus ojos me daban la libertad en los ojos del mundo.

Pues tienen el color del océano, el del cielo y el de los bosques todo junto, por si aún lo quieres saber. Algunas veces me pareció ver el color del otoño en ellos, y sabes bien cuánto me gusta el otoño.

Pero lo más importante fue que me hacía real en tu mirada. Tú me veías cuando nadie me veía. Me convertí en alguien, aunque siempre hubiese sido un nadie.

Y es ahora que te digo: tus ojos no tienen un color, tienen un valor.

Advertisements

One thought on “Tus ojos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s