Es sólo otro de esos momentos.

—Ya sé dónde he visto tu cara— dije de repente.
—¿Ah, sí? ¿Dónde?— Me preguntó, intrigado y sorprendido a partes iguales.

Nos miramos en la espera, con impaciencia, y urgencia, tal vez. Mientras ocurría ese momento, otro se vestía con un silencio que se iba llenando de palabras poco a poco, pero palabras mudas después de todo. Otro segundo pasó y entonces dije:
—Tienes la cara de ese personaje ficticio.

Entonces desperté.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s