Historias,

No es fácil comenzar una historia. Bueno, tal vez comenzarla es lo más fácil, ¿pero continuarla? Eso es la aventura de escribir.
Tienes que idear el ambiente, los personajes, sus historias, las tramas, ¿giros?, el propósito, la razón de la historia, el final, o finales.
Ahora que lo pienso, escribir es el resumen de La Filosofía de la Vida: tenemos un mundo en donde vivir, unos personajes que vienen, se quedan, se van, mueren, desaparecen; nuestras historias que cambian, constantemente. Una trama, un trayecto, un camino después de todo; giros, los que nos da la vida, sorpresas malas y buenas, ironías… Y la razón, ésa que siempre buscamos y que nunca encontramos, ésa que queremos entender, que queremos descubrir.
¿Y el final? El final es el mismo para todos y la verdad, no hace falta que la escriba.

Y ahora que lo pienso, a lo mejor el único propósito, la única razón, de nuestra vida, de todas las vidas, es vivirla, al igual que el único propósito, el verdadero propósito de la historia que escribimos es que transcurra, que pase, que comience y que al final, en su momento adecuado, termine. Y ya.
Nada más.

Pero la esperanza… De algunos revive la pregunta: ¿nada más?

Y yo pregunto: ¿y qué te hace pensar que hay algo más?

La vida es muy simple… Ridículamente simple.

Como una historia… Cuando sabes cómo será. Hasta entonces, no es para nada fácil comenzar una historia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s