Sábados y lluvia.

La lluvia me trae en un torrente todos aquellos recuerdos marcados por una profunda emoción. Me trae a la memoria la última vez que vi su sonrisa, el último abrazo de alguien a quien vi partir hacia tierras lejanas, el beso bajo la piel del otoño o la cálida muerte. Me trae a la memoria recuerdos del mar acariciar mis pies, la arena crujir bajo la palma de mis manos y el sol brillar en mis pupilas, o cuando el mundo se abría bajo el cielo azul y la brisa me traía aromas de la tierra.
La naturaleza vestía el camino y los árboles guardaban el paso.

La lluvia me trae recuerdos, buenos, malos, importantes, momentáneos, profundos.

En tardes de sábados lluviosos, la luz tenue que se filtra a través de las cortinas dan a la habitación una quietud que me embruja. Es muy pacífico. El perfume que sale de la habitación de mi madre invade el aire.
El piano calla el momento.

No hace falta nada más. Es un momento perfecto.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s