Días largos.

Acabo de apagar la tele, a las 4h39 de la madrugada. Últimamente no puedo dormir, aunque no me levanto demasiado tarde. No es mi nueva rutina, o eso es lo que creo.
Lo que sí creo es que me estoy haciendo viejo, y a cada año que pasa, menos horas se duerme.
Hoy día 26 de Junio, es mi cumpleaños, pero como si no lo fuera. No es un día especial. Hay otras tantas personas en el mundo que han nacido hoy. Luego, ¿por qué ha de ser especial? Si hubiese nacido sólo yo, entonces sí sería más que especial, peculiar. Y terrible.

El caso es que hoy tengo que vivir con el hecho de que hace 19 años yo entré en el mundo y he llegado hasta este punto. Es todo un mérito, después de todo. La vida es difícil, pero todos la superamos con creces. Y desde un punto de vista científico, la vida es una maravilla, casi un milagro.
Así que, ¿por qué no alegrarse y punto?

He vuelto a hablar con mi amiga, con aquella con quien dejé de hablar desde el mes de Abril. ¿Las razones? Complicadas.
Inciertas aún en este punto de mi vida; no resueltas. Inconclusas. No puedo decir mucho sobre el tema porque no sé muy bien todavía el porqué del tema, de la separación, de la pérdida de contacto.
Pero por coas del destino y del Karma, hoy me ha vuelto a hablar.
¿Lo peor de todo? Yo sé que sólo lo ha hecho porque mi cumpleaños estaba a la vuelta de la esquina.
Lo sé por un pequeño detalle que ha delatado todo el plan tras los mensajes.

Soy de naturaleza psicóloga, y muy observador. Y detallista. Hay cosas que no puedo pasar por algo. Están ahí, yo los veo, saco conclusiones no premeditadas, se verifican, ¡voilá!
Algunas veces lo detesto, me detesto por hacer todo eso, por ser tan analítico, tan observador.

Menciono (en mi peculiar manera) una pequeña conversación que tuve hace dos días en el parque El Retiro, aquí en Madrid: “Cuando entras en una carrera y empiezas a profundizar en conocimientos, el mundo se ve de otra forma. Si eres geólogo sientes la necesidad de analizar afloramientos, piedras, rocas, suelos… Si eres biólogo te sientes impulsado por la necesidad de clasificar todo bicho viviente. Y si eres psicólogo, no hay análisis que se te resista, sea quien sea, ¡zas!”
Y posteriormenete en esa misma tarde, comentando a mi madre: las personas para mí ya no son personas, se han convertido en una especie de objeto de estudio que entra en mi mundo de cosas analizables.
Lo que me llevó a pensar en la pregunta que me formuló alguien que me preguntó anteriormente ésa misma tarde: ¿Crees que las personas son predecibles?

Dilema, dilema.
Mi premisa, espérate lo inesperado, afirma rotundamente que las personas son impredecibles. Son inesperadas, arbitrarias. Son capaces de cualquier cosa, y por tanto, de ellas se puede esperar cualquier cosas.
Pero como psicólogo, hay ciertas cosas que se pueden decir, predecir, esperar, adelantar, supones, imaginar…
Hay un patrón de comportamiento. No somos totalmente azarosos, que para algo tenemos razón, y principios y leyes y modelos y cánones. Para algo somos animales deterministas, ¿no?

Como he dicho antes, dilema, dilema… O mejor dicho, paradoja.

He ordenado mis blogs, y por fin he decidido deshacerme de uno de ellos que no tenía futuro: Diario de una familia.
Si ya no hay una familia imperfecta del que hablar, ¿qué sentido tiene guardar un blog si nació para un fin que ya no existe? Tengo familia, pero todo va bien (o eso creo), no hay grandes eventos que den la vuelta a mi vida, o me alteren de una forma irreparable o me hagan pensar en cosas transcendentales. Mi vida y mi familia son ahora de las normales, de las rutinarias, de las que acostumbran a ser no-eventuales.
Para la paz del escritor que llevo por dentro, he exportado toda la información de ese blog a este. Después de todo me importaba poco, pero me importaba.
He cambiado otros blogs a la espera también de devolverles a la vida.

En realidad todo esto tiene algo que ver con el mensaje tan largo que le he escrito a mi amiga, esa amiga con quien llevo mucho sin hablar. Quiero cambiar, ser más activo, con más voluntad, con más acción, aunque sean pequeñas acciones.
Lo pequeño hace lo grande, ¿no?
Quiero participar, en general. Ser alguien, ser “proactivo”. Involucrarme en la vida como nunca antes lo había hecho. Cambiar, ser otra persona… Ser persona.
Así que no quiero esperar a que me venga la inspiración para escribir algo, voy a convertirme en un escritor de verdad, en ese que escribe sobre cualquier cosa, que pinta la vida con palabras como un pintor pinta un paisaje con colores. Natural, sencillo, fácil, como una costumbre. Automático. Auténtico. Quiero ser un escritor de verdad.
Después de todo, si realmente me gusta, no me costará nada hacerlo y conseguirlo, ¿no?

Y ahora que lo pienso, eso requiere un cambio de estilo, un estilo en la forma de pensar, y por supuesto, en la forma de interpretar el mundo. Eso requiere un cambio en la forma que escribo. ¡Pues eso! Natural, de toda la vida, sociable, ameno, del día a día, auténtico.
Porque lo auténtico suele ser lo que gusta.

Me he vuelto a meter en Twitter. ¿Por qué? Me ha vuelto a surgir las ganas de ser conocido, de participar en el colectivo de personas, de integrarme. Lo nuevo de todo esto es que me han surgido ganas verdaderas de involucrarme.
He perdido la vergüenza, el miedo, el temor a ser criticado o a ser rechazado. He perdido todo ese sentimiento negativo, y quiero participar.
Me han surgido ilusiones, esperanzas, ganas. Voluntad.

Todo será a que estoy empezando a disfrutar del cambio, que estaré empezando a aplicar realmente el optimismo y transformarlo en una forma de vida y no en una idea de forma de vida. Ésa es la diferencia: antes tenía la idea y vivía de ella. Ahora estoy llevando la idea a la práctica, aunque sea poco a poco.

Estoy cambiando, y con suerte, a mejor.

Por ahora, intentaré ir a la cama y dormir algo.
Y con esta callada vitalidad e ilusión, incluso puede que duerma bien, con una sonrisa.

Son días largos, llenos de muchas cosas, ¡sí señor!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s