Hoy el día es totalmente negro…

He vuelto a discutir con mi madre. Y cada vez son peores, o al menos, más dolorosos.
No sé ya qué creer… Si el cabreo tergiversa las palabras, o son las palabras las que tergiversan el cabreo; si lo que uno dice cuando está cabreado son ciertas o son mentira… Ya no sé qué creer.

También he vuelto a pensar en el suicidio. ¿8 millones de formas de morir? No, sólo necesito uno, y efectivo.
E inmediatamente he pensado en el coma… Hoy me gustaría estar en uno, en mi mundo, mi universo; en un sueño muy largo. ¿Después? Pues tal vez quiera seguir viviendo, tal vez quiera no volver a vivir jamás…

Ha habido días en los que he mirado a través de la ventana y he visto el paisaje y me he dicho: ¡Qué bonita es la vida, qué maravillosa, qué misteriosa! ¡Qué gran cosa de ser admirada!
Pero hay días como hoy en los que esas palabras son simples mentiras, mentiras que uno como yo se dice para poner una sonrisa, o al menos, para sentir una razón positiva por la que vivir; un auto-ánimo.

Llevo demasiado tiempo mintiéndome. Y lo odio. Me odio por ello; me odio por mentir… ¿Pero lo puedo evitar?
Por poder, puedo… Pero siempre hay un pero…
La cosa es que me miento para sentirme mejor, para animarme cuando no hay nadie para hacerlo, para sacarme una sonrisa cuando no hay nadie para hacerlo…
En realidad, nunca hay nadie para hacer nada por mí.

Un amigo tal vez tenga razón: me estaré auto-compadeciendo… ¡Qué patético! ¿Verdad?
Bueno, soy un patético… Eso es algo que tengo casi asumido. ¿Casi? Sí, al menos tengo un poco de personalidad como para ver algo positivo en mí (aunque a estas alturas ya he perdido toda la fe y la esperanza que tenía puestas en mí)…

No tengo nada. Es algo que tengo entre asumido y entre que ‘no me lo quiero creer’.
El caso es que no tengo familia, no tengo vida, no tengo amor, no tengo felicidad, no tengo amigos…
Esto último me desgarra el corazón, pero es algo a lo que debería irme acostumbrando: no tengo amigos.
Me da pavor y vergüenza decirlo… Es como tabú: todo el mundo tiene amigos…¿Y yo?
Bueno, pues yo siento que no tengo amigos. Quizá sea verdad, quizá sea mentira… Por ahora (y en este estado que tengo), dejémoslo en que no tengo amigos.

En pocas palabras, no tengo nada por lo que pelear, por lo que vivir, por lo que soñar, por lo que alegrarme, por lo que levantarme por las mañanas, con lo que disfrutar… No tengo nada.
¿Amigos? ¿Familia? ¿Vida?

Echo en falta ese grupo de amigos que todo el mundo tiene: ese grupo con el que quedar e ir a ver una película, tomar algo e incluso, quedarse toda una noche hablando y hablando, y hablando. Un grupo de amigos incondicional; su vida es tu vida, tu vida es su vida… Algo así como Lilly, Marshall, Ted, Robin y Barney, simple, pequeño, unido. Echo muy en falta un grupo de amigo como ese… Pero la realidad es que no lo tengo.

Echo en falta una familia con la que celebrar los cumpleaños en una casa, las barbacoas, las pequeñas disputas que toda familia tiene, los secretos… Echo en falta una familia de las tradicionales, de esas que se pintan en las series americanas como las de Modern Family, The Middle, Cinco hermanos… ¡O yo qué sé! Una familia así… Una familia con la que celebrar la Navidad, con la que celebrar la Semana Santa… Una familia con la que contar para tus logros, o tus problemas. En pocas palabras, una familia que se preocupa. Una familia que viajaría medio mundo para visitarte… Una familia. Pero la realidad es que no tengo una familia así… Sólo somos yo y mi madre. Y nadie más. Nadie más.
Podría decirse que mi hermana y mi hermano pasan… Todo el mundo pasa.

¿Y vida? Empiezo los estudios en la Universidad en un grado que no me hace ni pizca de gracia… Un grado que ni siquiera estaba en mis planes más remotos.

No puedo más. Estoy cansado de todo…
Estoy cansado de esperar, de esperanzarme, de soñar, de pelear, de decir, de llamar, de querer, de desear… Estoy, en pocas palabras, cansado de vivir… así ¿Y por qué? Porque siento que vivo una vida vacía, vacía de metas, de sueños, de ilusiones, de maravillas… ¡Eso! Vivo una vida vacía de ilusiones… Y sin ilusión, nada merece la pena.
Estoy harto de muchas cosas… Estoy cansado de muchas cosas… ¡No! De todas ellas…

Morir no arreglaría nada, y lo sé. Por eso no tengo las mismas ganas de suicidio que aquella depresión de mis 14 años… No es el mismo impulso necesario de suicidio, de sentir que no hay nada, nada, nada, nada, nada y nada.
Pero ahora mismo, según están las cosas: las grandes preocupaciones, los miedos, el terror, la ansiedad… No merece la pena vivir así.
Queda una cosa, sí: pelear más. ¿Pero y si no hay ganas…? ¿Qué hacer?

He vuelto a pensar en el suicidio solamente por mi madre, porque la quiero tanto como para dar mi vida para que ella pueda vivir la suya. Es un acto entre egoísta y no egoísta. Pero el precio a pagar sería dolor y tristeza, y más dolor, y más tristeza. Lo sé.
Pero creo que son sentimientos mucho mejores que el sentimiento de sentir que te vas a quedar sin nada, del sufrimiento, del miedo, del temor, de la ansiedad, de la constante preocupación…
La tristeza y el dolor con el paso del tiempo se curan… Lo que vivimos hoy va a dejarnos secuelas en nuestra salud para el resto de nuestras vidas. No sólo secuelas físicas, sino también mentales; la memoria es la memoria.
Luego, ¿qué es mejor?

Tal vez esté siendo muy egoísta por pensar todo esto…
Pero ahora mismo no tengo nada, absolutamente nada, por lo que vivir…
Y me daría igual seguir viviendo para nada y para nadie, que morir… Y ya.
No tengo vida que vivir…
No tengo una familia que añorar…
No tengo amigos que echar en falta…
No tengo nada.
¿Y morir?
Daría todo igual…

Da todo igual…

Creo que esta es mi convicción por la que, definitivamente, irme a Australia y empezar de cero…

¿Lo necesito, verdad?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s