Hace tanto tiempo de… ¡Esto!

Que casi se me había olvidado que existía (al igual que sus otros dos hermanos).
Hoy todo ha empezado con que, al entrar en la página y querer ‘log in‘, no recordaba mi contraseña.
¡Un desastre! Pero controlado. Así que con mucha paciencia (una virtud, que al parecer me colma, según me dicen), he intentado remover dentro de los baúles de mi retorcida y, por momentos, olvidadiza memoria.
¡Y ahí estaba! Bajo un montón de tiempo y polvo, de olvido y más tiempo, la lógica que un día me ayudó a construir lo que hoy (y antes) conformaban mi tan mía contraseña.
No, mis queridos lectores, no esperéis a que os deje aquí mi contraseña… (sería un descuido por mi parte, por cierto).

Pero antes de nada, creo que ha sido realmente vergonzoso por mi parte el dejar este rincón tan mío, tan personal, abandonado en la corriente mediática de la Red mundial, a la deriva, sin rumbo.
Pero también tengo una pésima, no por ello justificable, escusa.
Como escritor, o al menos, como me gusta denominarme, neo-escritor, he estado abriendo más sitios (también más concurridos) en los que dejar la palabra de mi propia creación.
Y creo que sin darme cuenta, he dejado de lado los que, en su momento, me ayudaron a impulsar este instinto, y casi necesidad, de escribir, y escribir, ¡y escribir!

Pero creo que soy como el agua: siempre ha de volver al sitio de donde partió…

¿Por dónde empezar?
Mucha gente me repite sin piedad que se empieza por el principio… Y sin embargo, continuamente me nace la pregunta: ¿Quién o qué determina qué es el principio?
… Por lo que me temo que, como los sueños, los escritos, de alguna manera, empiezan siempre en medio, sin aparente principio, pero también aparente fin… Simplemente empiezan.

Mi última entrada clausuró por un tiempo este sitio con la, entonces, reciente noticia del fin de mi curso, el fin definitivo del curso… Y la graduación, ¡no se nos olvide la graduación!
Y después de eso fue: ¿Y ahora qué?

Bueno, pues después de ‘aquel ahora’, vino el futuro (o lo que en aquel entonces fue ‘el futuro’). Hoy es simplemente un cercano pasado…
Me fui de vacaciones: escribí anécdotas dentro de mis memorias, reformulé ideas y me acostumbré a otras nuevas… Pero también viví incidentes, y cosas inesperadas. Viví en primer grado la verdad tras ‘Donde hay confianza, da asco’, y la exasperación callada. En fin, unas vacaciones… con los amigos.
¿Tras las vacaciones?

Creo que eso será otra entrada… (Por lo menos, tendré esta callada necesidad de volver y de desvelaros el misterio tras el suspense)…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s