pensamientos, futuro, nervios… Caos.

Forma parte de mi curiosidad existencial el preguntarme irremediablemente cada vez que entro aquí: ¿Y alguien lee mis entradas, mis palabras, mis tonterías de turno? ¿Quién es el atrevido a perderse entre estas zarzas?

Al margen de eso, soy un adolescente (y no el único) con demasiadas cosas en la cabeza, entre las que no figura la tranquilidad. Ahora mismo, y con los ojos pegados en el límite “dos semanas”, sólo tengo en la cabeza, entre muchas cosas más, el final de este curso. Me es inevitable pensar negativamente, aunque hago lo normal y lo sobrehumano por ahogar ese pesimismo en el optimismo… Por ahora, todo sale bien. Y también me es inevitable pensar que el mundo para mí acaba… Mis amigos, mi rutina, mi vida… Todo dará un giro ¿extraordinario? dentro de dos semanas, tal vez tres. ¡Las que sean! El caso es que todo cambiará: ¿dónde quedarán las charlas del recreo? ¿Las tonterías de clase? ¿Los comentarios inoportunos de tus compañeros de clase? ¿Las anécdotas de tus profesores? ¿El ambiente profesor-alumno? ¿Dónde quedarán los consejos, las regañinas, los gritos, las carcajadas? ¿Dónde quedará mi vida de estudiante? Quedará en un mero acto de nota a principios de Junio, y ya está. ¿Suena trágico? Porque en realidad lo es…

De la familia no sé nada, o lo suficientemente poco. ¿Y echo de menos algo? Sí, mis hermanos y mi sobrino. Pero, quizá, tenga que esperar hasta este verano (o si no, al que viene) para emprender el viaje de miles de kilómetros y de horas de vuelta a mis tierras natales de Sabah, Malasia. Hasta nueva orden, sólo me queda el dulce recuerdo del pasado, las expectativas del presente y las ilusiones del futuro.

¿Y los pensamientos? Bueno, más que pensamientoS, es pensamiento… ¿Un singular pensamiento?
En realidad, la pregunta es: ¿Un singular y absorbente pensamiento? La respuesta: Sí…
Pero de ello no quiero hablar hasta que no quede todo, pero absolutamente todo aclarado (dentro de mí y fuera de mí).

De momento, me quedaré con la interesante (y recomendada) lectura de Soldados de Salamina (Javier Cercas). Aunque vaya sobre la Guerra Civil Española, es bastante interesante… Y al mismo tiempo me ha enseñado, de una forma íntima, que las ideas preconcebidas sobre X temas pueden ser amigos muy engañosos… La portada engaña, el nombre engaña, la primera impresión engaña… Sólo el tiempo te revela la verdadera naturaleza escondida tras las negras letras…
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s