Pensamiento: ¿Vil o noble?

Llega un momento en la vida en la que el pensamiento mismo es el pensamiento que tienes en el pensamiento (y sí, es coherente); piensas sobre tu propio pensamiento. Llegas a ser consciente de lo que implica ese pensamiento tuyo… Incluso, algunas veces, la cuestionas, la criticas. Y de repente, das un gran, pequeño paso: piensas sobre ti.
Es un paso (de los muchos que hay que dar) para conocerse a uno mismo. ¿Es importante? Depende, pero el conocimiento no ocupa lugar alguno en la mente, así que, ¿qué pierdes?
Sin embargo, esta entrada no empezaba con la idea de conocerse a uno mismo (aunque promete ser un tema bastante interesante). Aunque ya que estoy, puedo hacer un esfuerzo por pensar en este nuevo tema (aunque siento que la idea primigenia, la que me llevó a empezar esto, se caerá en el frío olvido).
Mucha gente no se conoce. En realidad, no nos conocemos. Osaría a decir que algún ser humano en el mundo se conoce plenamente… Recuérdese: nada es imposible en este universo, sólo improbable.
Una tarea que ayuda al propio crecimiento personal (el crecimiento como persona) es la de conocerse a sí mismo.
No es una idea que me acabo de sacar de la manga, sino que lleva en el seno humano desde épocas clásicas; así, Sócrates dijo algo que muchos de nosotros conocemos: Conócete a ti mismo.
Podríamos especular que, incluso en aquella época, el problema de la autointrospección (por llamarlo de alguna manera) estaba de moda. Quizá, en realidad, nos debamos plantear conocernos a nosotros mismo…
Querido lector, ¿tú te conoces? O mejor dicho, ¿crees conocerte?
Si la primera de las dos preguntas es afirmativa, entonces esta lectura es totalmente lúdica. Si no es así, entonces un consejo fácil de decir, difícil de practicar es: date cita. Suena a una tontería, pero date una cita a ti mismo (a pequeños pasos, grandes recorridos).
Si la segunda de las dos preguntas es afirmativa, entonces caerás en el porcentaje mayoritario de personas que creen conocerse. Si no es así, entonces eres consciente de que no te conoces.
En cualquier caso, la mejor de las combinaciones es conocerse y, al mismo tiempo, creer no conocerse.

Y ahora, una fugaz idea… ¿Cómo conocerse?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s