El pasado, la libertad y la felicidad…

“Este año no va a ser tu mejor año” es la frase que se repite inaudible e irreconocible dentro de mi ser dormido, de ese ser que ha entrado en su fase de hibernación.

Hubiese dado mucho por que esa frase no fuera hoy cierta. No en vano, ¿tan mal estoy hoy en día que me arrepiento de la veracidad significativa de la frase o que de la veracidad analítica de mi mente?

No quiero delimitar la respuesta a dar con aquello que ahora mismo sale, pues la pregunta en sí da más de que pensar y por ello, de que responder.

Hoy estoy y soy. De ello soy orgulloso, sin duda alguna. No, estoy más que orgulloso, porque poco a poco me voy limitando a “la mente en el presente y no en el pasado”, poco a poco voy aprendiendo a disfrutar mentalmente de las comodidades del presente, de sus ventajas, de su momento, del momento. Me paro a pensar aún más y concluyo que: el pasado es el medio al presente y el presente mismo es el resultado de cualquier acción en el pasado, de cualquier factor pretérito. No puedo parar a pensar en el pasado, en que lo he pasado mal, en que ha sido una tortura, porque lo que de verdad importa es el hecho de que estoy aquí, de que he llegado a donde estoy, a lo que soy hoy.

No muchas personas son capaces de esto, de pensar en el presente y solamente en el presente, se aferran al pasado y no lo quieren soltar, no quieren la libertad, pues es eso lo que encontramos, etéreamente, con vivir en el presente: Libertad.

Como tanto postularon Platón como Aristóteles, la libertad es el camino a la felicidad y todos aspiramos a ser felices; algunos -y muchos más de los que yo pienso- no encuentran la felicidad, pero el problema no es que la estén buscando con febril desesperación, sino el hecho de no quieren pararse a pensar qué es aquello que les hace infelices, no quieren parar a pensar qué es aquello que buscan, concretamente, o qué es aquello a lo que se aferran que les impide el avanzar.

Avanzar, ¿qué supone avanzar? ¿Qué quiere decir avanzar? ¿Cómo avanzamos? Muchas preguntas orbitan alrededor de este tema, polémico sin duda, pero que algunas veces es más bien un tema de carácter personal. Yo podría dar mi opinión de qué es avanzar para , pero eso no implica que sea lo que es. En realidad, no sabremos lo que es por el simple y mero hecho de que cada uno piensa subjetivamente, y por tanto, la objetividad es algo muy relativo.

Al momento de inicio, mi orgullo del presente, mi mentalidad cambiante, mis análisis meticulosos de la realidad, mis juicios formados, guías para el mundo, y demás cosas que hacen que yo sea quien soy hoy son los que determinan que sea un poco más feliz, más cerca de no aferrarme, más cerca de la libertad, de avanzar.

¿Profundo?

Ahí dejaré mi palabra, flotante, resonante, eco lejano del pensamiento reflexivo, duraderamente etérea -o no-…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s