Nervios y… ¡Acción!

¿Quién nunca ha tenido nervios ante una situación? Es una reacción natural ante una situación. Es un sentimiento que se columpia entre la excitación eufórica y el miedo terrorífico. En esos momentos de nervios, te invaden las dudas, las incertidumbres. Te sientes totalmente asediado por la indecisión. Es como si estuvieses en una suelo rígido, y, ¡plas! ¡Ahora son tierras movedizas! ¡Ayuda!

“¿Debo o no debo?” “¿Y qué pasará si…?” “¿Y…?” Son algunas de las frases típicas de alguien que ha entrado en estado de nerviosismo; algunos -entre los que me incluyo yo- lo llamamos un “shock” emocional. No sé si es la denominación correcta, pero en mi cabeza, ya tiene un pensamiento, un sentimiento y una imagen inmediatas establecidas.

 

¿Quién no ha tenido nervios en su primer día de “cita” -si es que aún existe eso en esta era tan “moderna” y “progresista”-? ¿Quién, en un arrebato de nervios incontrolables, empieza a pensar que si no debería hacerlo, que si está bien hacerlo, que qué se pondrá, que qué pensará, que…?

Es el mejor ejemplo, porque es el ejemplo que algún día, cercano o lejano, se hará realidad. El Amor es algo por lo que TENEMOS que pasar.

Sin embargo, los nervios son tan variados y causan tantos sentimientos adjuntos que no es fácil calificarlo como uno sólo. Como ya he dicho, se columpia entre la excitación eufórica y el miedo terrorífico.

Véamos pues, un alumno, el cual tiene un examen importante -los finales suelen ser… tramposos, por llamarlo de alguna manera- y justo antes de recibir la hoja de preguntas, ¡pum! Se ha quedado en blanco y todos esos 10 minutos de estudio intensivo se han ido a tomar vientos… Un arrebato de nerviosismo, que algunas veces, conlleva un ligero pavor, y en este caso, al suspenso innecesario de ese alumno, ahora, visualizado, muy frustrado y decepcionado. Quizá si hubiese hecho unos 2 minutos de ejercicios de respiración antes del examen, se hubiera ahorrado pasar el mal trago y obtener la mala calificación…  

Aquellas personas que están a punto de ser intervenidos quirúrgicamente sufren este mismo estado nervioso. Y miles de otras situaciones que todos nosotros hemos sufrido alguna vez. ¿O me equivoco?

Quizá algunos puedan controlar ese estado emocional que nos hace pasar verdaderos malos ratos.

Es ahí cuando nos damos cuenta de lo muy traidor que es la mente humana; solemos pensar lo peor, por muy optimistas que seamos…

Es el instinto natural de prepararse para el peligroso desconocimiento… Nadie lo puede evitar, porque está en nuestra naturaleza. ¿O no es nuestra naturaleza la de enfrentarnos al peligro, protegiendo nuestras vidas?

Advertisements

One thought on “Nervios y… ¡Acción!

  1. Suelo pensar lo peor .. para aceptarlo de mejor forma y para darme una gran alegría si sale bien. pero sólo en situciones puntuales cuando no hay nada seguro. cuando no creo ni en la suerte ni en mi capacidad. no dejes de escribir please. =D

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s